AMOR INCONDICIONAL O ACEPTACIÓN CON CONDICIONES…MI OTRA MIRADA

AMOR INCONDICIONAL O ACEPTACIÓN CON CONDICIONES…MI OTRA MIRADA

 

Hoy, me atrevo por fin y necesito decir y compartir, que yo no he recibido ni experimentado AMOR INCONDICIONAL, sino que he crecido recibiendo y experimentando ACEPTACIÓN CON CONDICIONES.

Mi madre y mi padre no me han AMADO, me han ACEPTADO, a veces, y me han RECHAZADO, muchas más.

He sido y soy ACEPTADA, que no AMADA, cuando cumplo una serie de condiciones dictadas por sus creencias, unas creencias que limitan su propia vida  y que no se cuestiona (a día de hoy mi madre porque mi padre ya falleció) en ningún momento.

Hoy tengo 37 años y siento que mi madre no me conoce, no sabe quién soy yo de verdad, básicamente, porque a día de hoy, aún no ha querido saber quién es ella en realidad.

Su razón le ha ganado la batalla a su corazón.

Desde esta dolorosa realidad, aceptándola, ahora puedo ser consciente de mi confusión interna, puedo verla y puedo empezar a transformarla.

Mi razón, también le declaró la guerra a mi corazón durante años, bajo una creencia que ha limitado mi Felicidad, intentando convencerme a mí y a quienes me rodeaban de que…

AMAR = ACEPTAR CON CONDICIONES

Fui una niña, adolescente y joven…la mayor parte del tiempo DESAMPARADA, SOLA, INVISIBLE, RECHAZADA cuando intentaba mostrarme auténtica e INCÓMODA para quienes me rodeaban, en especial, para mi madre, porque en mí, ella veía reflejada su sombra, su ser esencial rechazado y reprimido e intentaba mantener al mío igual de oculto.

Yo tuve que disfrazarme, tuve que crear un personaje ficticio capaz de someterse a los dictados de quienes me rodeaban, a los dictados de mi madre y de mi padre, de esas personas de las cuales dependía mi supervivencia, porque lo contrario, hubiese conllevado conectar y ser consciente de una experiencia vital tan dolorosa, que siento con seguridad no hubiese podido soportar en aquel momento.

Un ser humano, en su etapa de desarrollo (infancia, adolescencia y juventud) no puede ni tiene la capacidad emocional para poder desplegar su SER AUTÉNTICO cuando quienes le rodean no le VEN y le NIEGAN una y otra vez.

Mis padres estaban desconectados de sí mismos, sus mentes, confundidas y convencidas de su confusión, tomaron las riendas de sus vidas y desde ahí, establecer una conexión emocional conmigo era imposible.

Para poder desplegar todo nuestro potencial y desarrollarnos como seres humanos seguros de sí mismos, necesitamos crecer junto a adultos maduros que nos acompañen, nos vean, nos validen emocionalmente, no nos juzguen bajo el criterio socialmente aceptado y establecido de lo que es o no “correcto” …necesitamos adultos que nos AMEN, sin condiciones.

Y esa, no fue mi experiencia.

 

…………………….

 

Hace unos días, hablando con mi hija de 8 años llegué a darme cuenta de que, en realidad, yo sólo puedo echar de menos aquello que conozco….

Al darme cuenta de esto, pare y me cuestioné ….

Si “SOLO PUEDO ECHAR DE MENOS LO QUE CONOZCO”, lo que sé con certeza que existe….

¿Será que en algún momento sí que he experimentado ese AMOR INCONDICIONAL del que tanto he oído hablar, del que tanto he leído y que tanto he buscado?

Si lo echo de menos, si una parte de mí, SIENTE saber lo que es, si SIENTO que experimentarlo daría otro sentido muy distinto a mi vida y a la vida de quienes me rodean…….

¿Será que el amor incondicional es algo que SOY y no algo que necesito obtener?

Yo soy terapeuta humanista-Gestalt y en esta disciplina terapéutica, se sostiene que toda interrogación, esconde en sí misma una afirmación.

Transformemos la pregunta…

YO SOY AMOR INCONDICIONAL, TODOS LO SOMOS

El Amor incondicional no se aprende, se ES, se EXPERIMENTA, se VIVE, se SIENTE.

Para empezar a conectar con eso que ya soy, yo necesité emprender un camino de “vuelta a casa”, un camino que me va llevando a RECORDAR-ME, a RECONECTAR-ME conmigo misma, un camino en el que voy quitándome capa a capa las partes de mi disfraz….para poder verme de nuevo con claridad y para poder empezar a ver a quienes me rodean de verdad.

 

Hay una frase de Mahatma Gandhi que llevo presente desde que la descubrí y que me alienta en momentos de desasosiego personal:

En mi búsqueda personal, para poner un poco de claridad en mi confusión interna, yo he necesitado indagar, entre muchas otras cosas, en cómo me comunico conmigo misma y con los demás, con el deseo de llegar a sentirme y mostrarme cada día un poco más en coherencia.

Para ello he necesitado entender cuál es el lenguaje que mi MENTE, mi CUERPO y mi ALMA, las 3 partes fundamentales de mi SER, utilizan para comunicarse conmigo e indicarme el camino.

 

Os comparto las palabras del libro * “En Casa con Dios, una vida que nunca termina” de Neale Donald Walsch, Ed. KIER, que a mi entender, lo explica con mucha claridad:

 

El pensamiento es una herramienta muy poderosa porque se usa en los 3 niveles, alma, mente y cuerpo:

 1. Lo que sientes, es tu 1º pensamiento, tu pensamiento puro. Una sensación o sentimiento es un pensamiento sin palabras. Transmite mucho sin “decir” nada. LO QUE SIENTES ES EL LENGUAJE DEL ALMA. Se expresa a través de SIMBOLOS.

2. Las palabras son tu 2º pensamiento. Son tu intento de conceptualizar lo que sientes traduciéndolo a algo que se puede oír. LAS PALABRAS SON EL LENGUAJE DE LA MENTE. Los maestros tienen una sensación o sentimiento y a menudo no le dedican un segundo pensamiento (palabras). Esto evita todo tipo de complicaciones en la vida. Hace el camino menos arduo. LAS PALABRAS SON UN LENGUAJE “LIMITADO”.

 3. Las acciones son tu 3º pensamiento y son a menudo un pensamiento posterior. Son tu intento de hacer físico lo que has conceptualizado, LAS ACCIONES SON EL LENGUAJE DEL CUERPO. ES UN LENGUAJE “CONDICIONADO”.

 

“Para cuando pongas lo que sientes en palabras y las palabras en acción, puede que hayas perdido mucho en la traducción”

 

 

Desde la ACEPTACIÓN CON CONDICIONES….

 

Siento MIEDO porque implica obediencia, negación, dependencia, rabia, injusticia, mentira, implica confusión, inseguridad, frustración, desamparo, soledad…. implica NO SER YO.

 

Desde el AMOR INCONDICIONAL….

 

Me siento LIBRE, respetada, coherente, segura, aliviada, ligera, cómodo, confiada, justa, honesta, comprensiva, compasiva, …..me siento YO.

 

Y esto empieza en uno mismo, yo no puedo dar lo que no reconozco primero en mí, sino me AMO YO INCONDICIONALMENTE, no podré AMAR así a nadie.

No implica SER PERFECTO, el amor incondicional está muy alejado de la “perfección” tal y como la entendemos.

Amarme de forma incondicional supone ser consciente aquí y ahora de que aún no sé AMAR siempre así y ser COHERENTE con esa realidad, sentirme perfecta así, sin condiciones.

Aceptar esto como punto de partida y seguir caminando.

 

No lo olvides….todo empieza y acaba en TÍ, ¡Cambia tu mirada!

 

Por último y para cerrar este artículo, quiero compartiros que cuando empecé a escribirlo, hace algunos meses, fui al cine con mi marido a ver una película que os recomiendo, “Señor, dame paciencia” y quizás porque ya estaba escribiendo esto, vi reflejada en la trama con mucha claridad la esencia de lo que aquí he intentado expresar.

 

Elena Diéguez

 

3 Replies to “AMOR INCONDICIONAL O ACEPTACIÓN CON CONDICIONES…MI OTRA MIRADA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te espero en mi nueva web. Pincha en la imagen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies